La Genesis de Lao Tse

16.11.2016
La Genesis de Lao Tse
Aquí una historia sobre la concepción y el nacimiento de Lao Tse. Ciertamente un buen relato para pensar sobre nuestra propia condición humana. Historia e imagen recuperadas de la obra de Peter Sloterdijk, Esferas I.

Hay una mujer que pertenece al clan de los puros. El Viejo Señor [es decir, Lao-tse antes de la concepción] no tenía entonces ningún nombre. Se puede decir que al principio sucedió una encar-nación, una encarnación en una casta mujer. Ella no tenía marido, pero quedó embarazada después  de beber una gota de «dulce tau». Su vientre se puso gordo, lo que quiere decir que estaba  embarazada de día; mientras que de noche no era ése el caso, ya que durante ese tiempo el Viejo  Señor abandonaba su cuerpo para estudiar el tao, y mientras tanto no estaba allí. 

¡El Viejo Señor no era cualquiera! Aunque se había encarnado como embrión en el cuerpo de su  madre, quería esperar con su nacimiento hasta que llegara un día en el que ya no hubiera en el  mundo ni nacimiento ni muerte. Así esperó durante ochenta años, sin poder aparecer.  El Dios del infierno y el Dios del cielo conversaban entonces entre ellos diciendo: «Se trata de la  encarnación de la constelación del destino. ¡Cómo permitir que no venga al mundo! Elijamos un  día y procuremos que no haya en él nacimiento ni muerte, entonces él podrá venir al mundo en ese  día». 

Ese día fue el quince de la segunda luna. Ese día nació el Viejo Señor. Vino al mundo a través  del hombro de su madre [cfr. el nacimiento del Gautama Buda a través de la cadera materna]. Oh,  en ese momento sus cabellos y su barba eran completamente blancos, y como sabía andar, se marchó inmediatamente. 


-Sloterdijk, P. (2014). Esferas I: Burbujas. Microsferología (I. Reguera, Trans.  Vol. 24). España: Siruela.

3.151505859826